Al menos un poquito

Por Lorena Salmón | 29 de marzo 2016
29 Comentarios

Por Rodrigo Palacios 35 años (abogado y actor)

 

Qué paja debe ser vivir fuera al menos un tiempito, ¿no? Siempre pensaba eso, pero no sabía cómo hacerlo. Pensé mil veces en hacer una maestría en derecho, o en finanzas, o en algo, cualquier cosa. Incluso una vez hasta empecé unas clases para dar el Gmat, pero fui a dos. Pasaba el tiempo y me seguía diciendo a mi mismo que tenía que encontrar la excusa perfecta para irme a otro país y probar la aventura de conocer nuevas culturas, idiomas y gente distinta. Al menos un tiempito.

 

Sin embargo, siempre encontraba un pretexto para no intentarlo. Empezaba una nueva chamba o gracias a los dioses del teatro me llamaban para actuar en una nueva obra, y finalmente ya me creía muy tío para la edad promedio de gente que estudia maestrías. En conclusión, nunca era buen momento para dejar mi zona de confort. Hasta que el universo conspiró y empezaron a llegar señales de que era el momento de hacer algo. Entre ellas, demasiada chamba y poco tiempo libre.

 

Un día, una mujer muy sabia a la que quiero mucho me dijo algo que se me ha quedado grabado en el tuétano: el estrés es velocidad de pensamientos. Y si pues, en ese momento trabajaba de 8am a 7pm como abogado, con todo el uniforme (camisa, pantalón, medias y zapatos incómodos invierno y verano, y algunos días todo eso más saco y corbata), responsabilidades, malas posturas (estar sentado frente a una computadora por más de 10 horas ni cagando es la voz) y toda la fumada de aire acondicionado que eso implica. Encima, casi todos los días después de haber mandado un último mail, muchas veces retórico, me iba corriendo a ensayar o a calentar el cuerpo para empezar mi próxima función en el teatro. Después de cada ensayo o función siempre vienen las ricas notitas del director. De ahí, comer algo para no dormirme con el cuerpo tan cansado, llegar a mi casa medio virado y no dormirme hasta las 2am en promedio. Eso, definitivamente, hace que pienses mucho y muy rápido – porque el tiempo es un factor importante para ser un trabajador decentemente eficiente con doble oficio -, que te pre-ocupes (osea, preocuparse antes de) y que, consecuentemente, termines por contracturarte algunas partes del cuerpo, devorarte las uñas y calentarte el cerebro.

 

Ojo, me encantaba mi chamba … Mis chambas … Tuve la suerte de haber chambeado siempre con gente linda y aprendiendo mucho. Pero había dejado de dormir lo justo, de ver a mi familia y a mis amigos con la frecuencia a la que estaba acostumbrado, y a mi flaca la veía solamente porque vivíamos juntos. Y definitivamente, eso no podía ser todo. La vida es una y se pasa rápido sin que nos demos cuenta. Así que decidí dejar de pensar y simplemente HACER.

 

Una noche le dije a mi flaca para mandar todo a la mierda, renunciar o pedir licencia y reventarnos nuestros ahorros, que nos habían costado sudor y lágrimas durante años, en hacer un viajecito de unos tres meses, en lugar de usarlos para lo que la sociedad espera de profesionales relativamente bien pagados y con una carrera relativamente promisoria: hacer una maestría y/o pagar la cuota inicial de un depa, por ejemplo. Al principio me puso algunas muecas, pero después me dijo «mira broder, si ya vamos a mandar todo a la mierda, hay que hacerlo bien. Vámonos 10 meses!!» Me explotó un poquito el corazón y confirmé que seguía muy enamorado de esta loca. Y así fue.

 

Lo apostamos todo. Renunciamos, dejamos a mi hermano y la chata (su flaca, su esposa ahora, mi hermana) encargados del depa que estábamos alquilando, tramitamos unas cuantas visas (en ese sentido ser peruano es un poco cargoso), armamos nuestras petacas (dos mochilas y un par de maletas regaladas que ya pasaron a mejor vida) y nos arrancamos.

Sin pensar mucho en que pasaría al regreso, hicimos uso de nuestro primer pasaje: Lima Madrid. De ahí volamos Madrid Dubrovnik, luego nos subimos a algunos botes, buses, trenes, otros aviones, carros y más buses, metros, tranvías, motos, veleros, y más trenes, y en ese plan hemos estado los últimos 7 meses, sólo de ida, juntos de la mano dándole la vuelta al mundo. Varios países de Europa, Marruecos, Tanzania, Indonesia, Singapur, Australia, y falta un poco todavía.

 

Nos ha pasado de todo la verdad … Hemos perdido vuelos, trenes, llaves de carros, llaves de hoteles, celular, zapatos, maletas y algunos dólares. Nos hemos perdido en carreteras, trochas y esquinas miles de veces. El primer día en Madrid incluso casi pierdo a mi flaca luego de que se cerró en su cara la puerta del metro, conmigo adentro. Hemos pasado días en un hospital en Sevilla. Hemos dormido en un cuarto con sensación térmica de 50 grados, lleno de termitas y cucarachas africanas, y con riesgo a que nos de malaria porque el mosquitero tenía harto hueco. Nos hemos peleado algunas veces. Nos hemos intoxicado. Me han picado malaguas rarasas y miles de bichos (a ella no la pican, cólera me da). Tengo la pierna marcada con varios chuzos gracias al reef balinés. Nos hemos perdido de varios matrimonios, nacimientos y otros momentos importantes en Lima. Vamos a regresar misiasos y sin chamba.

 

Pero, amigos, nadie nos quita lo gozado. Antes de salir, mucha gente nos felicitó por la decisión que habíamos tomado e incluso nos confesaba la envidia sana que sentía y la pena que tenía de no haber hecho algo igual. Muchos otros nos decían que estábamos siendo unos irresponsables, que ya deberíamos de tener hijos, que cómo era posible que dejáramos nuestros trabajos y usáramos nuestros ahorros para algo distinto a cumplir el sueño de la casa propia, que qué miedo, que ya no estábamos en edad de hacer estas locuras, que mejor nos fuéramos a estudiar, que por qué? Y la respuesta era muy simple: ¿POR QUE NO?

 

Una vez que aprendes a que el miedo no te domine, te das cuenta que todo es posible. Como dicen siempre, querer es poder. Y la verdad que estos meses hemos sido muy felices. A lo Calle 13, nos escapamos de la rutina para pilotear nuestro viaje, porque el cubo en el que vivíamos se convirtió en paisaje.

 

Hemos visto leones y leonas jugando a menos de tres metros de distancia, elefantes bañándose con sus crías al lado, hienas carroñeando leonas, millones y millones de zebras y ñus migrando en el Serengetti, rinocerontes amenazándonos con sus miradas a menos de 10 metros. Hemos dormido en casa de una actriz de Tarantino. Hemos saltado de un avión a más de 14,000 metros de altura. He corrido las olas mas increíbles de mi corta vida como intento de tablista. Algunas de ellas las corrí con un buen amigo que hicimos en Bali, que resultó siendo el campeón mundial de tabla para discapacitados, una persona admirable que demuestra segundo a segundo que todo es posible cuando se vence el miedo y se actúa con el corazón. Hemos paseado en globo aerostático y al día siguiente por una ciudad subterránea al borde del ataque claustrofóbico. Hemos hecho kite surfing sobre agua celeste fosforescente. Hemos visto tiburones, mantas y tortugas pasando por debajo de nuestro kayak. Hemos montado camello (eso no me enorgullece pero me pareció inédito igual). Hemos sido evacuados por la seguridad londinense de una estación de metro por amenaza de bomba. Nos hemos cruzado con varios trotamundos que estaban haciendo lo mismo que nosotros, muchos de ellos con hijos chicos, otros bien mayores, algunos con mucha plata y otros sin un centavo. Hemos dormido en un hotel 5 estrellas en la Toscana gratis, en un cuarto más grande que el depa en el que vivimos en Lima. Nos hemos encontrado con amigos del alma alrededor de todo el mundo (con algunos de ellos varias veces en distintos sitios … Sí, que suerte no?). Hemos leído muchos libros. Hemos comido toda clase de comida y, sobre todo, hemos conocido gente demasiado increíble e inspiradora, y tuvimos la suerte de hacernos sus amigos. Hemos aprendido un poco de italiano y varias palabras en swahili; nuevas posturas de yoga; a manejar moto con tormenta y todo; a hacer kite surf; un montón sobre otras religiones y la historia de varios países y civilizaciones; a ser más tolerantes; a que el miedo te paraliza; a que se puede viajar con hijos chicos y sin mucha plata. Hemos tomado consciencia de algo que ya sabíamos, pero que en el día a día no lo teníamos muy presente: la naturaleza es demasiado sabia y tenemos que cuidar con urgencia este planeta para que no termine de colapsar.

 

Y por todo eso, puedo decirles que, después de casarme con la mejor flaca del mundo, esta ha sido la mejor decisión que he tomado en mi vida. Se los recomiendo. No tengan miedo. Háganlo. Nunca es tarde y no importa lo que viene después, el universo proveerá. No es tan pastrulo como suena. Además, este mundo es muy grande como para quedarnos siempre en el mismo pedacito de tierra ¿no? Vale la pena saborearlo. Al menos un tiempito.

 

 

 

12803139_10156549096810431_6278659120867673516_n

12193734_10156153528770431_1109810503720672872_n

12705274_10156471624380431_8707936834045233811_n12832503_10156549098535431_3935247776178526050_n

12316620_10156253131455431_8886737714693095884_n

12798953_10156895537845227_1591601210979852233_n 12800377_10156549097005431_6500553744979063249_n

12809621_10156549097140431_4984722442055086857_n 12814602_10156549097300431_4377835785567173131_n

 

Tags: , ,



29 Responses to “Al menos un poquito”

  1. Anónimo dice:

    wuuuuuuuuuuuuuuuuuuu

  2. Yessica dice:

    Rumi!!!! Eres lo maximo!!!!!! Bravoooo

  3. Ana Cecilia QuiroZ dice:

    Wow!!! Admirable, es cierto, el miedo te paraliza
    Que valiente experiencia y que demostración de seguridad
    Felicidades !!

  4. Christine dice:

    Dear author, you should not be a lawyer. You should be a writer!! For sure you will have more adventures than a trip or The Trip waiting around the corner.

  5. vic dice:

    que lindo…aunque es común en parejas europeas, a ellos no les importa mucho el que diran, ahorra para tus hijos, ahorra para tu depa, ahorra para tu super mega fiesta de matrimonio, para tu auto, etc…..vivi en el extranjero y hacer ese tipo de cosas es lo mas normal del mundo. en Perú hay mucho "lavado de cerebro" de seguir parámetros cuando la vida de recorte de galletita no es para todos.

  6. Octavio dice:

    Habla Chino una amiga posteo esto que paja tus fotos tío cuando regresas? ?? Visita pues saludos

  7. Hugo Monteverde dice:

    Felicitaciones chicos!!! Disfruten la vida!!!

  8. Dense una vuelta por Paucartika Hacienda Lodge, hallaran un cumulo de nuevas experiencias!! se los aseguro…..

  9. Dense una vuelta por Paucartika Hacienda Lodge, hallaran un cumulo de nuevas experiencias, se los aseguro….

  10. Anónimo dice:

    Qué maravilla reconocer que no tenemos límites y que la vida la tenemos para V I V I R L A, Gracias por compartir

  11. Andrea G dice:

    Chicos que excelente viaje y aventuras!!! Nosotros acabamos de volver de un viaje similar y viajar es lo mejor! Nadie te quita lo vivido!!! No muchos peruanos estamos acostumbrados a hacerlo! Bravo por eso!!!

  12. José Marina dice:

    Lo máximo! que tal aventura!

  13. Miguel San Roman dice:

    Buenazo chicos!

  14. Aurelio dice:

    Genios! Algún día, faltan esos ahorros para reventar!

  15. Teresa R McDonald dice:

    Que lindo!!.. Uds tienen razón! Nada como viajar conocer y disfrutar lo desconocido!! Mis hijos y yo hemos pasado muy lindas aventuras ( sin guiones/ prearrenge)y visas que me haven sonreir y Darlene gracias a Dios nuestro creador de es LiNDO UNIVERSO!

  16. Teresa R McDonald dice:

    Que lindo disfruten de la creación de Dios!!

  17. A Trías dice:

    demasiado motivador, la plata, el que dirán y las tradiciones limeñas cambiado por las experiencias mas alucinantes de vida que realmente llenan el espíritu! Los admiro! Un beso y sigan celebrando la vida juntos!

  18. Anónimo dice:

    increíble! he imaginado cada experiencia que mencionas y suena realmente bello

  19. Marian lara dice:

    Me encantó la historia ; y pues me gustaría aventurarme así ..dejar todo aquí y arriesgarme más a conocer diferentes culturas ..tus palabras me motivaron ..ya es hora de un cambio !

  20. Alina dice:

    Que gran viaje!!! y que valor, una vez que uno decide salir del cubo, cosas buenas nos suceden. Deje el trabajo y me fui de viaje con mi hijo chiquito y mi viejo :D, me dijeron… q locuura, pero la hicimos , dos meses viajando y disfrutando como locos :D.

  21. lucho flores dice:

    Buena Rodrigo, realmente hay que tenerlos bien puestos para tomar esa decisión que te durará toda la vida. Envidia sana y suerte de tener a la chica que te acompaña, los felicito. Ya tienes tema para tus nietos.
    un abrazo

  22. Susana Aspillaga dice:

    Bravo Rodrigo, bravo los dos! Me encantó tu viaje, experiencias, vivencias…viajar así nos abre la mente y el alma!!!! Sigan viajando y escribiendo!!!

  23. Buenaso el viaje Rodrigo. Bonitos recuerdos muy bien escritos. Mientras leía recordé a Sabina y a su viejo truhan capitán.

  24. Maria E Ruilova dice:

    Que lindo, me encanto su historia espero algún día tener el valor de hacer algo así…Los admiro!!!!

  25. Peter dice:

    Grande, bien ahi muchachos, viviendo el sueño!

  26. Yeni Barcelona dice:

    Hola chicos…me dio un gusto haber sido parte de su aventura en barcelona me emocionó al leer todo lo que pasaron ojala y un día nos podamos encontrar en mi querido Perú y así ir a correr olas comoe prometió Rodrigo y tu china a degustar el rico loco que tanto te gusta un abrazo fuerte alos dos…ahhh y perdonen pero no encuentro sus numeros

  27. Lleno de lágrimas y estrujo mi corazón esta historia. Es cierto que el MIEDO paraliza. Vaya los admiro muchísimo y no se imaginan las gracias que les doy por compartir su historia. Que la vida los llene !

  28. Noel dice:

    Es genial hacerlo. Casi siempre el problema es encontrar quien te acompañe. Es tener el mejor compañero de juegos todo el tiempo para bien y para mal. Yo lo encontre en varios momentos dd mi vida. Pero aun estoy en espera del proximo. Atrevansen. La vida solo camina en una sola direccion hasta que se acaba.

Deja un comentario