Un altar por semana santa

Por Lorena Salmón | 10 de Abril 2017
Sin Comentarios

Image: Somos Fe.

 

Por Wickarelia

wickarelia@gmail.com |Facebook: @Wickarelia | Twitter: Wickarelia | Citas al 991-164-041

 

El año pasado publiqué un artículo invitándolos a preparar un altar por semana santa. Este año, con lo convulsionado que está nuestro país y nuestro mundo, los invito nuevamente a prepararlo y compartirlo en familia.

Como otros años, prepararé un altar para honrar a Jesús, aquel maestro maravilloso que se sacrificó por nosotros. Mi intención no es hablar de religión, pero si quiero destacar que de él hemos aprendido maravillosas lecciones, como la humildad, el servicio, el amor incondicional.

Algunas sugerencias para armar nuestro pequeño gran altar.

  • Los cuatro elementos. Agua (una copa) – Tierra (flores) – Aire (incienso o palo santo) Fuego (vela blanca)
  • Agua bendita
  • Algún símbolo religioso (como una cruz, una imagen o estampa)
  • Biblia
  • Rosario
  • Estampas con oraciones
  • Velas de preferencia blanca o misionera
  • Palmas
  • Huevos de Pascua

Luego de armado el altar, tómese un tiempo para rezar o realizar alguna invocación y me tomo la libertad de compartir esta hermosa oración por la paz del Papa Juan Pablo II.

Oh, Dios, Creador del universo,
que extiendes tu preocupación paternal sobre cada criatura y que guías los eventos de la historia a la meta de la salvación; reconocemos tu amor paternal
que a pesar de la resistencia de la humanidad y, en un mundo dividido por la disputa y la discordia, Tú nos haces preparar para la reconciliación.
Renueva en nosotros las maravillas de tu misericordia; envía tu Espíritu sobre nosotros, para que él pueda obrar en la intimidad de nuestros corazones; para que los enemigos puedan empezar a dialogar; para que los adversarios puedan estrecharse las manos;
y para que las personas puedan encontrar entre sí la armonía.
Para que todos puedan comprometerse en la búsqueda sincera por la verdadera paz;
para que se eliminen todas las disputas, para que la caridad supere el odio,
para que el perdón venza el deseo de venganza.
Finalmente, recuerde que la fe está dentro de uno y así como cuidamos nuestro cuerpo, nuestra mente, así también hay que nutrirla de la mayor energía disponible, la energía divina. Una pequeña vela encendida con una intención sincera puede obrar milagros. Nuca subestimemos la capacidad de nuestro corazón, la capacidad del amor.

Tags: ,



Deja un comentario