Mi experiencia como voluntaria.

Por Micaela Llosa | 7 de septiembre 2015
11 Comentarios

Quienes me conocen saben que creo en regalar un poco de mi tiempo y es por eso que hoy quiero hablarles acerca del trabajo que hago todos los jueves en el albergue Frida Heller.
Muchas veces me preguntan cómo hacer para ayudar porque hay quienes se sienten tímidos de comenzar algo nuevo, pero en realidad poco a poco las cosas se van dando y hay que perderle el miedo a intentar, así fue como comencé yo. De a poquitos.
Vi que una amiga mia (en realidad no la conoc√≠a mucho, luego se hizo amiga mia) estaba metida en el tema del voluntariado y le escrib√≠ al Facebook para juntarnos porque le dije que quer√≠a comenzar a hacer alg√ļn tipo de voluntariado en Lima y no s√≥lo en la sierra las veces que viajo para all√°.
Comencé primero yendo al albergue donde viven mujeres que están sobrepasando un cancer, mujeres que necesitan tratamiento. La mayoría de ellas, de provincia que vienen solas dejando atras a seres queridos, familia e hijos.
En un comienzo, solo les conversaba, en realidad iba a escucharlas. Me di cuenta que ten√≠an mucho que decir y que necesitaban compa√Ī√≠a para sobrepasar su dolor y la soledad.
Poco a poco, con el tiempo y la confianza que eso te da, me di cuenta que muchas de ellas tejían en sus ratos libres porque las distraía y así no pensaban en su enfermedad ni en la lejanía de sus seres queridos.
Me di cuenta que podíamos juntas comenzar a bordar para que así puedan pasar el rato y olvidarse por un tiempo de su situación. Es así como nació la idea de hacer un taller de bordado.
No hay peor intento que el que no se hace, así que me mandé en redes a preguntar quién tenía el contacto de Hilos Tren o cualquier marca de hilados y así, después de mails y mails, hilos Tren me donó los excedentes de sus producciones y yo en mis idas a Gamarra compré metros de tocuyo (esta barato s/.6 el metro) y en mi oficina comencé a buscar dibujos simpáticos para imprimir y para que borden. Ahora las mujeres se sienten orgullosas de sus bordados y me los muestran con felicidad.
Al inicio uno se puede hacer bolas antes de comenzar algo nuevo, pero mi consejo es que lo hagan. Que vayan primero a conocer algun lugar que las inspire y a donde quisieran ir regalar un poco de su tiempo, y poco a poco todo fluye. Ver la felicidad en otros, es felicidad para mi también. Saber que te vas a dormir sintiendo que has ayudado a que alguien más, te llena de ilusion.

Anímense a hacer algo que incluya regalar un poco de su tiempo, cuéntenme su experiencia y así de repente podemos inspirar a quienes quieren hacerlo pero no saben por dónde comenzar.
Aquí algunas fotitos de los jueves de bordado. Espero lo disfruten y que les saque alguna sonrisa. =)

#QSMF

micaIMG_9750IMG_9753IMG_9754IMG_9766

IMG_9773

IMG_9761IMG_9762    IMG_9757 IMG_9760 IMG_9767 IMG_9772



11 Responses to “Mi experiencia como voluntaria.”

  1. Teresa dice:

    Qué hermosos bordados, dónde y a cuánto los venden?

  2. Laura. dice:

    Lindo! …La mejor terapia!

  3. Micaela Llosa dice:

    Teresa, hola! No los vendemos, en realidad se los quedan ellas para su casa, para lo que quieran.
    Solamente algunos se los compramos y vendemos en Philomena, pero son muy pocos.
    La idea del taller es que se distraigan y tengan algo que hacer en la semana.
    Gracias!

  4. Jennifer dice:

    Podría participar en el albergue también? Como puedo hacer si quiero unirme?

  5. Gina dice:

    Hola que lindo post! Me gustaría participar en un voluntariado. Como podría hacer para unirme??

  6. Micaela Llosa dice:

    Jennifer, Gina muchas gracias! Voy los jueves y si quieren yo encantada a que se sumen! Me pueden escribir a micaelallosa@gmail.com y ver de que nos apoyen! Que dicen???

  7. Antonella dice:

    Gracias por compartir tu experiencia! Me lleno mucho el alma. Quisiera participar en el voluntariado.

  8. Sabine dice:

    Que linda idea, te felicito!!!

  9. Maggie Kuzoff dice:

    Felicitaciones. No todo mundo descubre la alegria de DAR. Bendiciones.

  10. Joyce dice:

    Que gran gesto.. Esto es lo que necesitamos. Ayudar al projimo, involucrarnos, volver a la realidad, vivimos enfrascados en el trabajo y nos olvidamos de vivir, como lo haciamos hace a√Īos, con calma. Gracias por compartir esta experiencia enriquecedora.

  11. Micaela Llosa dice:

    Gracias por comentar Joyce! Un abrazo!

Deja un comentario