Por Lorena Salmón | 27 de marzo 2017
2 Comentarios

Por Yndira Oropeza

Todos tenemos personas importantes—casi fundamentales— en nuestras vidas pero somos pocos los que podemos decir que son estas mismas personas las que nos la han salvado o nos la han devuelto y yo soy de esas afortunadas.

A mediados de junio del año pasado me habían dado la noticia de que solo me quedaba una opción para vivir: Someterme a un trasplante de médula y que con mucha (muchísima) suerte* mi donante podría ser uno de mis hermanos o debería hacer una búsqueda internacional ¡Ya genial! Apechuguemos nomas ¿Algún voluntario? ¡No se peleen! Jajaja.
Las agujas dan miedo, donar da miedo, darle fluidos de tu cuerpo a otra persona da miedo, hacerte mil pruebas da miedo pero vale decir que mis hermanos hicieron todo sin chistar (¿Si me muero quien les va a preparar postres y lasagna? Soy material invaluable). Tuvimos que esperar más de un mes por el resultado y ¡Bum! Llegó: Luighi*, mi hermano menor contra toda estadística, suerte, maleficio, pronóstico y azahares del destino era el elegido. Cien por ciento compatible, códigos iguales, hechos a la medida, gemelos (Ojo: Yo soy más bonita). Como si él hubiera nacido para esto: Salvarme.

No lo podíamos creer, él menos que nadie. ¿Y ahora cómo le quito la médula? (Es que una ya no puede dopar a un hermano que es mayor de edad para sacarle líquidos del cuerpo así como así, luego la gente piensan mal 😂 😂) Pero no fue necesario, el se acercó a mi en la noche y me dijo que lo haría por mi, que tenía miedo, que tenia un montón de preguntas, que no le gustaban las agujas ni la sangre ni el dolor pero lo haría porque yo era su hermanita*.

Antes de entrar en aislamiento el 09 de Noviembre de 2016, él, mi papá y yo firmamos un consetimiento informado*. Luighi comenzó la estimulación de médula* el día 15 de Noviembre mientras a mi me bombardeban con quimioterapia para asesinar a mi médula enferma.
El 19 de Noviembre* en la mañana él pasó tres horas conectado a una maquinita que le iba a extrayendo las células madres que salvarían mi vida (Le ofrecieron pastillas para relajarse pero se rehusó porque dejó claro que quería que su médula esté limpia de todo para mi). A las 3:00pm se inició mi trasplante de médula y durante dos horas vi como ese pedacito de vida que mi hermano me estaba regalando fluía de la bomba de infusión hacía el catéter que la conectaba a mi cuerpo. Nunca me he sentido tan agradecida y tan llena de amor por mi hermano como ese día, hasta hoy cada vez que lo recuerdo se me hace un nudo enorme en la garganta.

Gracias por hacer esto por mi, por tragarte el miedo y devolverme las esperanzas de vivir con esos hinconcitos (Sé que los odiaste). Te quiero mucho, hermanito <3

Donar sangre/ plaquetas/ médula es salvar literalmente vidas.
__________________

*Muchísima suerte: Sólo hay un 20% de probabilidades de que un hermano sea en parte o cien por ciento compatible.

*Luighi: Luighi de la casa Oropeza, El Primero de su Nombre, Estudiante de psicología, Donador de médula, Proveedor de Antojitos, Guardián de mis leucos. (Sólo para conocedores de Game of thrones)

*Hermanita: Yo soy la mayor pero entre mi metro y medio y su metro setenta, yo soy la bebé.

*Consentimiento informado: Papelito de tres páginas en el que básicamente aceptas que puedes morir, quedar inválida, curarte, no curarte o con miles de achaques después del trasplante (Ojo: YO, no el donante).

*Estimulación de médula: Procedimiento mediante el cual se le ponen inyecciones diarias por cuatro días al donante para estimular al máximo la producción de células madres y tener una buena colecta.

*19 de Noviembre: ¡Mi segundo cumpleaños!

#conLdeLeucemia #IndyraOropeza #donarsangre #donarmedula

Tags: , ,



2 Responses to “”

  1. Lucia oliva cueto dice:

    Hola Yndira!!! Bendiciones, Yo tambien me someti a un transplante de medula hace 13 años. Un abrazo
    Lucia

  2. Jorge Ruiz dice:

    Me gusto leer esta historia , de principio a fin ser solidario con la vida misma nos engrandece como seres humanos
    Gracia a Dios podemos vencer nuestros propios miedos , que por cierto es natural pero prevalece el mas grande de los sentimientos el amor Bendiciones.

Deja un comentario