Un colegio en las alturas

Por Lorena Salmón | 7 de abril 2016
1 Comentario

Captura de pantalla 2016-04-07 a la(s) 7.12.10 a.m.

10580194_798840426860256_3569346217362100725_n

Captura de pantalla 2016-04-07 a la(s) 7.12.23 a.m. Captura de pantalla 2016-04-07 a la(s) 7.12.31 a.m. Captura de pantalla 2016-04-07 a la(s) 7.12.57 a.m. Captura de pantalla 2016-04-07 a la(s) 7.13.02 a.m.

11205160_818732361537729_55128112725701009_nCaptura de pantalla 2016-04-07 a la(s) 7.13.12 a.m. Captura de pantalla 2016-04-07 a la(s) 7.13.18 a.m.

La comunidad de Qeros es conocida como la comunidad de la sabiduría de los Andes, su vida diaria está basada bajo los siguiente preceptos: amor, felicidad, integridad y la habilidad de simplemente ser. Están ubicados a 4,500 metros sobre el nivel del mar. En la Cordillera del Vilcanota. Son 2000 personas aproximadamente las que viven en esta comunidad.

Hannah Raeh  llegó a esta comunidad explorando y con la intención de estudiar cómo la globalización afecta a las culturas indígenas. Como fue cálidamente recibida y tratada con la mejor amabilidad, le preguntó a quienes la hospedaron, qué podía hacer por ellos.

En un principio se le pidió zapatos para jugar fútbol, pero luego se pensó que lo mejor sería poder hacer un colegio para los niños.

Luego de un año y recaudar fondos, se mudó en el 2011 a trabajar en las comunidades. Y así fue.

Desde entonces, la ONG ha creado un sistema educativo compuesto por 8 escuelas: dos para bebes, 4 de primaria, 1 de secundaria y 1 para adultos. La misma comunidad interviene en la currícula del colegio, en la decisión de los profesores.

Se enseña en español y en quechua.Además estudian su legado histórico, reconociendo y conociendo sobre la modernidad siempre bajo la mirada de su sabiduría indígena. De echo se sirven de quipus para estudiar matemática, por ejemplo. Además, cultivan su propia comida, estudian sobre la medicina natural y el poder de las plantas, trabajan con energía solar…. Una maravilla.

El trabajo de Willka Yachay es ejemplar pero necesitan de nuestra ayuda. Entonces, no esperemos más: podemos ayudarlos explorando el lugar en expediciones ofrecidas por la Ong o simplemente donando a través de su web.

 

Tags: , ,



One Response to “Un colegio en las alturas”

  1. Crisabel Ramos Cedano dice:

    Maravilloso!

Deja un comentario